Sóc conscient que sense la gent que em llegeix aquest bloc no tindria massa sentit, és per això que he decidit apropar-me una mica més a tots els que, de tant en tant, feu una ullada a les meves reflexions. Així doncs, deixo a la vostra disposició la direcció de correu electrònic del bloc: edurnezermoduz@hotmail.es, per si algú de vosaltres vol enviar-me qualsevol queixa, inquietud, aportació, opinió, etc. MOLTES GRÀCIES!

dilluns, 25 de gener de 2010

Hasta pronto

Las estaciones de tren son el escenario perfecto para dejar caer unas cuantas lágrimas. No sé porque, pero en la estación las despedidas son más emotivas. Quizás la influencia cinematográfica es un aspecto importante a destacar, pero lejos de las imágenes de película, las despedidas en la estación tienen un componente que las hace únicas, y sobretodo melancólicas. En tan solo cinco minutos te puedes meter en la piel de mucha gente. Puedes ser esa madre que deja preocupada a su hijo universitario, cargado con toneladas de comida para que el niño no pase hambre; puedes ser un padre que le da mil y un consejos a su hija, hay que avisarla ahora que coge un Ave con destino Madrid. Puedes convertirte en esa mujer que pasa los días dentro de la estación, y las noches acurrucada en cualquier rincón para resguardarse un poco del frío. Si te apetece, puedes ser esa chica que coge por primera vez un tren sola, no es una gran aventura, pero para ella puede que sea la más emocionante. También puedes convertirte en el chaval vestido de uniforme, con manillas, porra y pistola, que esta sentado en la silla viendo pasar maletas y maletas estando seguro de que no va a encontrar nada sospechoso. En fin, en una estación puedes hacerte a la idea de miles de sentimientos; abrazos cariñosos, otros fríos; besos apasionados, otros descafeinados y desganados; palabras de despedida, o palabras de bienvenida. Hoy he llegado a la conclusión que quizás nos fijamos en todo eso porque queremos disimular y esconder nuestros sentimientos; porque mirando al vecino y girando la vista en otra dirección olvidamos por unos segundos que nosotros estamos allí para despedirnos de alguien. Luego llega la fase esa en la que nos decimos: - No lloraré, porque dentro de poco nos volveremos a ver; pero inevitablemente resbalan por nuestras mejillas un par de lágrimas; quien dice un par dice toda una legión. En fin, las estaciones dan para mucho y sobretodo si es tan bonita como la de mi ciudad; porque modestia aparte, la fachada de la estación de Lleida es una preciosidad. ¡Buen viaje y hasta pronto!

2 comentaris:

  1. En definitiva, preciòs! Un bon inici d'un llibre, m'encanta.

    P.D. intento passar tantes vegades com puc, però tu ja sabs el que es fer 2on de batx... però sempre que vinc hem quedo amb bon gust de boca i per això torno a per més. Un peto ben fort!

    ResponElimina
  2. K tals? Snyoreta Edurne...

    Kuan penses penjar un article a la web?
    Te renovat el usuari 4 egades per k stae kadukat!

    Salutacions!

    FEM ALCARRAS

    ResponElimina