Sóc conscient que sense la gent que em llegeix aquest bloc no tindria massa sentit, és per això que he decidit apropar-me una mica més a tots els que, de tant en tant, feu una ullada a les meves reflexions. Així doncs, deixo a la vostra disposició la direcció de correu electrònic del bloc: edurnezermoduz@hotmail.es, per si algú de vosaltres vol enviar-me qualsevol queixa, inquietud, aportació, opinió, etc. MOLTES GRÀCIES!

dijous, 15 abril de 2010

Autobiografía de alguien que quiere conocerse

Me llamo Edurne. De origen catalán, aunque con una dosis alta de sangre vasca. Nací la madrugada del 26 de septiembre del año 1989. Soy hija única y jamás he hechado en falta la figura de un hermano, de la misma forma que he dado la espalda a las estúpidas teorías que hablan de los hijos únicos. Con 20 años en los bolsillos no tengo mucho que contar, aunque espero que lo poco que tengo me sea útil para llevar a cabo este ejercicio: conocerme un poco más analizando mi pasado; analizando todos y cada uno de los aspectos que me han marcado en esta vida.
Para empezar os diré que mis padres siempre me han dicho que de bebé casi nunca lloraba. Pocas noches les desvelaba con el llanto desesperado de quien quiere mecerse en brazos de sus progenitores. Mi primera palabra fue caco, mi adaptación personal del nombre de nuestro perro, Zarco, un precioso mastín blanco que hacía honor a su nombre vasco, fuerte. Con apenas tres años adoraba que me dejasen a solas en mi habitación, con la luz apagada y con unas cuantas revistas encima de la cama. Puede sonar cruel, a los míos también se lo parecía, pero por lo que se ve adoraba pasar las hojas de las revistas a oscuras, hasta que ese sonido producido por algo tan simple como hojas de papel me obligaba a dormir. Destacaba por mi tranquilidad y por pasar, la mayoría de las veces, desapercibida. A veces me vienen a la mente imágenes de la calle del pueblo en la cual viví unos 4 años. Me veo en ella, subida en un triciclo, dándole a los pedales, sin rumbo, pero con una gran sensación de felicidad. Cuando tenia 4 años nos fuimos del pueblo para ir a vivir al campo, donde aún vivimos actualmente. Precisamente, creo que este cambio en mi vida me marcó para siempre. Allí entré en contacto con la naturaleza, con los animales, pero sobretodo con la libertad. En definitiva, allí me forjé como persona. Recuerdo los largos paseos con mi abuelo, quien me explicaba decenas de historias de su vida, que a la vez era la mía. Allí empecé a amar a los animales. Recuerdo que me subían a lomos de Zarco, y no era para nada algo peligroso, pues él siempre me cuidó y me mimó como si fuera su propia hija. Me divertía con cualquier cosa, aunque mis actividades favoritas eran jugar a la pelota y montar en bici. Otra de mis actividades favoritas, el dibujo. Recuerdo que cuando era pequeña me fabricaba mis propios cómics. Luego se los enseñaba a los míos, como quien enseña su obra de arte más preciada.
Mi primer día de colegio sorprendí a mis padres diciéndoles que no hacía falta que me vinieran a buscar hasta la noche. Ante mi orden un tanto extraña se quedaron perplejos. Ellos, que sufrían por mí, que sentían ese nosequé en el interior porque me dejaban en el colegio, y yo, feliz a más no poder, entrando en la clase como si fuese mi casa. Enseguida me convertí en la protegida de mi profesora, en algo parecido a lo que hoy en día llamamos la enchufada. Aunque, evidentemente, nunca me convertí en esa niña repelente que se creía la reina del mambo, desgraciadamente ese rol lo ocuparían, más tarde, otras niñas de la clase. Mi primer obra de arte fue un garabato que ni mi profesora pudo interpretar; si todos los niños pintaron dentro de la esfera, una servidora instauró sus propias reglas: mezclar colores, haciendo caso omiso a eso que llaman no pasarse de la raya. El año 1998 algo interrumpió mi felicidad, y por supuesto la de los míos. Ese año me diagnosticaron una enfermedad llamada la fiebre de Malta o brucelosis. Casi un año de hospitales, en el que apenas pude ir al colegio, puesto que aunque no supieran que me pasaba las pruebas no cesaban. En una de mis salidas del hospital hice la comunión, aunque como ya dije en otro post, lo que más me motivaba era la reunión familiar y, porque no, el banquete. Mis padres nunca me forzaron a hacer la comunión, aunque yo quise asistir a catequesis y quise aprenderme el Padre Nuestro. No me lo preguntéis ahora, pues a base de dejarlo en el olvido se ha borrado de mi memoria. Ya os adelanto ahora que no he seguido con ningún otro rito religioso, de hecho, no tengo la intención de seguir con ningún otro. A pesar de que falté un año a clase, y mi madre pidió que me hicieran repetir de curso, los profesores se negaron y pasé de curso sin ningún problema, pues aunque no iba a clase entregaba las tareas e hice los exámenes finales. Llegó el fin de Sexto de E.G.B, y ese curso si que hicieron caso a la petición de mis padres: repetí curso. Los profesores pensaron que me afectaría y me pusieron un psicólogo, aunque creo que solo asistí a dos sesiones; repetir no me había afectado y jamás lo haría. Hice nuevas amistades y en la actualidad formo parte de la kinta del 90, aunque sea del 89.
El año 2003 empecé primero de la E.S.O en el instituto de mi pueblo, donde crecí como estudiante, pero sobretodo como persona. Allí entré en contacto con personas que han marcado mi vida; personas que me han enseñado a amar, a saber lo que quiero, a perseguir mis sueños, a ver que el instituto es mucho más que exámenes y notas y a entender que los profesores no siempre tienen que ser esos seres despiadados que quieren hacernos la vida imposible, agobiándonos con mil lecciones que creemos que jamás nos servirán. Siempre les tengo y les tendré en mente. Y durante esta estancia en el instituto sufrí una gran pérdida en mi vida. Mi abuela de Euskadi murió víctima del cáncer. Aunque, lamentablemente, durante estos años el cáncer no solo se llevo a mi abuela, se llevó a otra gran persona a la cual muchos de nosotros recordaremos siempre. En definitiva, mi paso por el instituto y mis relaciones en él han sido, sin duda, otros de los aspectos más importantes que han marcado mi vida.
Crecí convencida de que quería ser veterinaria, pero al final entendí que nunca podría serlo; no soporto ver sufrir a los animales, y aunque los adoro, creo que esta profesión me afectaría demasiado. Aunque no sería sincera si no dijese que otro aspecto influyó en esta decisión, un aspecto de carácter más personal. Después de esta decisión empecé a darme cuenta que la Historia siempre me había interesado. Aunque de pequeña odiaba a los romanos, sus acueductos y todo lo que nos explicaban, a medida que fui creciendo empecé a valorar positivamente nuestra Historia. Ya no era solo una asignatura, ya era toda una pasión. Nunca he sido, ni soy, ni creo que seré una lumbreras, pero siempre me he esforzado por conseguir lo que quiero.
Este pasado año me fui del instituto para empezar una nueva etapa en mi vida: la etapa universitaria. Sinceramente, creo que esta etapa también me marcará; ha llegado con fuerza. Y aquí estoy, en esta etapa de mi vida que casi todo el mundo me dice que a va ser de las mejores. Eso espero. Y retrocediendo un poco, quiero decir que el año 2009 ha sido uno de los años más importantes de mi vida; he hecho muchas cosas de las cuales me siento orgullosa.
Pues aquí la tenéis, mi autobiografía casera, quizás un poco descafeinada, pero aquí os he dejado todo lo que más me ha marcado en esta vida, para bien y para mal. Aunque no penséis que pongo punto y final; esta vida sigue, y con cada día que pasa hay que ir añadiendo líneas y más líneas.

Autora de la foto: Alba Charles ( http://www.flickr.com/photos/arctic_kyle/ )

4 comentaris:

  1. oh! vec que li has fet cas al fernandez (o rodriguez o gutierrez o com se digui) i has fet la teva BIBLIOGRAFIA, com ha repetit cinkuantamil vegades aquella dona... maremeva
    m'agradeeeeeee! i tb m'agrade la foto ehehehe

    ResponElimina
  2. hola edurne, tu abuela paterna se llamaba Isabel Larrañeta? MARA.

    ResponElimina
  3. HOLA EDURNE, TU ABUELA PATERNA SE LLAMABA ISABEL LARRAÑETA?.

    ResponElimina
  4. Hola María! Sí, mu abuela se llamaba así? La conocías? Nos conocemos? Espero ansiosa tu respuesta!

    ResponElimina