Sóc conscient que sense la gent que em llegeix aquest bloc no tindria massa sentit, és per això que he decidit apropar-me una mica més a tots els que, de tant en tant, feu una ullada a les meves reflexions. Així doncs, deixo a la vostra disposició la direcció de correu electrònic del bloc: edurnezermoduz@hotmail.es, per si algú de vosaltres vol enviar-me qualsevol queixa, inquietud, aportació, opinió, etc. MOLTES GRÀCIES!

dissabte, 6 de juny de 2009

Y pese a todo, somos bestias...

Cuando somos niños no nos importa lo que pasa a nuestro alrededor. De todo podemos hacer un juguete y de todo nos podemos reír. Jugamos ignorando que más cerca de lo que nosotros pensamos hay alguien que está pidiendo limosna, que en otro país otro niño es explotado por empresas que mañana venderán sus productos en la tienda de la esquina, ignorando que mientras nosotros tiramos una canica un niño muere de hambre a miles de kilómetros. Y a pesar de esto aún queremos más y más. Sentimos pena por los niños que vemos en los anuncios de la UNICEF, pero mañana no renunciaremos a unas Converse de 90€, a un móvil de más de 200€ o simplemente a un cinturón que por llevar escrito Miss Sixty cuesta unos 80€. Puede parecer un abuso pero es así. No podemos negar que aún sabiendo que mueren miles de personas de hambre dormimos tranquilos cada noche. Somos habitantes de países desarrollados que solo están sintiendo miedo ahora, cuando ven la dentadura bien afilada de la crisis. Intentamos cambiar pero seguimos como siempre. Nos hacemos propósitos que quizás nunca cumpliremos. Hablamos y nos quejamos de temas en los que deberíamos tener la boca bien cerrada. Somos adictos a las quejas y a las denuncias. Nos creemos los dueños del mundo y no somos nada. Pobres y ricos llevaremos el mismo traje de madera de camino al cementerio, pero seguimos sacando los ojos al vecino. Seguimos aplastando al del al lado porque queremos ser los primeros en todo. Empezamos guerras con cualquier excusa y lo peor de todo es que los que las empiezan nunca luchan en ellas. Las víctimas de esas guerras son personas inocentes que se han visto en medio del huracán sin saber como. Puede que un dia te levantes con el canto de los pájaros y que el dia siguiente tu despertador sea la bomba que ha explotado a escasos metros de tu casa. Somos así. Despiadados aunque nos cueste reconocerlo.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada