Sóc conscient que sense la gent que em llegeix aquest bloc no tindria massa sentit, és per això que he decidit apropar-me una mica més a tots els que, de tant en tant, feu una ullada a les meves reflexions. Així doncs, deixo a la vostra disposició la direcció de correu electrònic del bloc: edurnezermoduz@hotmail.es, per si algú de vosaltres vol enviar-me qualsevol queixa, inquietud, aportació, opinió, etc. MOLTES GRÀCIES!

dimarts, 2 de juny de 2009

¿De dónde venimos? ¿Hacia dónde vámos?

¿Cielo o infierno? Tierra. Vivo con los pies en la tierra y me gusta pensar que lo que piso no se va a derrumbar. No creo en nada que no haya visto. Quizá por esto reniego totalmente de la existencia de un Dios omnipotente creador de todos los elementos que existen. Hace unos días, mi madre me explicó que cuando era pequeña una tarde llegué a casa con una duda revoloteando por mi cabeza. Me explicó que ese dia en el colegio, en la clase de religión, la profesora nos había explicado que Dios era el creador de todo, es decir, que nosotros éramos una pequeña obra de arte de Dios. ¡Pobre de mi! Ya no sabía ni que pensar. ¿Había estado 9 meses en el vientre de mi madre? ¿Era como esos muñequitos de Plastelina que hacía las tardes de domingo? ¿Era prima segunda del mono que salía en la unidad dos de mi libro de ciencias? ¿Era? ¿No era? ¡Vaya dilema! Así que, nada más llegar a casa, le pregunté a mi madre como podía ser que el hombre fuese una obra de Dios si resultaba que habíamos salido del mono. Entonces mi madre comprendió que necesitaba una explicación lo suficientemente seria. Siempre he sido un poco cabezacuadrada y no es fácil hacerme entrar las cosas. Pues nada, después de esa conversación me quedó claro que yo era pariente de los monos. Que alivio. Siempre me había gustado eso de pensar que veníamos del mono. Esos animalitos tan monos, es lo que tiene. ¿Y que me decís de los chimpancés? Que majos ellos, cuando roban los sombreros a los visitantes del Zoo. Da gusto verlos. Pero bueno, que me voy del tema. En fin, que creo en todo lo que puedo ver, tocar o sentir. En nada más. Así que si nos desviamos un poco del tema, puestos a opinar, creo que tras la muerte no vamos ni al cielo ni al infierno. Sencillamente porque no creo que haya nada después de la muerte. No somos como los gatos. No tenemos 7 vidas; y si las tenemos estamos en la última. Las otras nos han caído por el camino, de la vida. ¡Ups! Que lío. En fin, a vivir la vida que son…¿2 días? ¡No! Que van a ser dos días. Pues no sé, los que sean. Lo dicho, Carpe Diem y siempre hacia delante. Ya llegará el dia que nos pararan.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada