Sóc conscient que sense la gent que em llegeix aquest bloc no tindria massa sentit, és per això que he decidit apropar-me una mica més a tots els que, de tant en tant, feu una ullada a les meves reflexions. Així doncs, deixo a la vostra disposició la direcció de correu electrònic del bloc: edurnezermoduz@hotmail.es, per si algú de vosaltres vol enviar-me qualsevol queixa, inquietud, aportació, opinió, etc. MOLTES GRÀCIES!

dimarts, 3 de març de 2009

Por dejarle volar...

Aún hoy vive aferrada a ese momento. Fue rápido. Muy rápido. Solo una máquina unía su alma a este mundo. Él era lo mejor que tenia en la faz de la tierra. Era lo único que le llenaba; su única razón de vivir. En esos momentos ella no pensaba en nada. Su mente estaba vacía. Su cerebro no asimilaba lo que sus ojos estaban viendo. Aún sentía en sus labios el beso que cada mañana él le daba antes de marcharse a trabajar. Recordaba sus discusiones como si fuesen los mejores momentos junto a él. Imploraba a los duendes de la vida que diesen fuerzas a su amor. Veía en Dios un ser todopoderoso, egoísta y despiadado que estaba a punto de llevarse a la persona que más quería. Odiaba todo lo que había en esa habitación. Veía en su rostro que había perdido las ganas de luchar. Ese maldito monstruo acababa con él lentamente y ella no quería prolongar su sufrimiento. Pensaba en ello. Era su plan. Era, de hecho, lo último que podría hacer por él. Era fácil. Más fácil que verle morir lentamente. No sería un delito. No. Le devolvería su libertad y le dejaría volar bien alto. Se sentó a su lado y cogió su mano. Se acercó a su boca y le dijo: ¿Te acuerdas de ese día? ¿Te acuerdas del día en el que dijimos que algún día queríamos volar? ¿Aun quieres? ¿Aun quieres volar? Él la miró. Ella se heló. No hacía falta su respuesta. Él quería volar y ella quería que volase. Miró la máquina. Le miró. Puso la mano encima del botón rojo y la rueda dejó de girar. Siguió tocando botones rojos hasta que todas las ruedas pararon. Se acostó a su lado. Cogió su mano, le dio un último beso y le dijo: Ahora ya puedes volar.

2 comentaris:

  1. Sin palabras.
    Nos vemos el lunes! Y haber cuando podemos quedar que esto no puede ser. Aviso que miércoles, jueves, viernes y sábado podemos ensayar al casino de 5 a 8, si?

    ResponElimina
  2. Molt bonic edurne! prometo pasarme sovint pel teu blog ara que ja se el cami
    xd

    ResponElimina