Sóc conscient que sense la gent que em llegeix aquest bloc no tindria massa sentit, és per això que he decidit apropar-me una mica més a tots els que, de tant en tant, feu una ullada a les meves reflexions. Així doncs, deixo a la vostra disposició la direcció de correu electrònic del bloc: edurnezermoduz@hotmail.es, per si algú de vosaltres vol enviar-me qualsevol queixa, inquietud, aportació, opinió, etc. MOLTES GRÀCIES!

dissabte, 19 de setembre de 2009

El bandolero hecho leyenda

Joan Sala i Ferrer, más conocido como Serrallonga, fue uno de los bandoleros catalanes con más renombre entre los siglos XVI y XVII. En un tiempo en el que el Principat estaba dividido en dos bandos, los nyerros y los cadells, Serrallonga fue una de las figuras más importantes. En mí, este bandolero despertó una gran simpatía. Debe hacer unos tres años que me interesé por su persona, es decir, ya no me interesaba sólo como leyenda, sino como personaje histórico. Empecé a leer alguna cosa sobre él por estos mundos de Internet, aunque la mayoría de las veces no sabía lo que estaba leyendo. Demasiados conceptos y vocabulario aún sin entender. Han hecho falta unas cuantas clases de Historia para ir recopilando unos cuantos conceptos, ir ligando el vocabulario y llegar a comprender qué, a veces, algunas palabras no significan lo que parecen. Es verdad que Serrallonga no deja de ser un criminal que robaba y mataba a personas inocentes, pero su figura me conquistó des de el primer día que escuché su nombre. También es cierto que quizás muchas de las cosas que se dicen de él no son ciertas, pero precisamente por eso a una servidora le gusta diferenciar la realidad de la leyenda. Con el paso de los siglos, el famoso bandoler català se ha convertido en una auténtica leyenda. Personas ilustres han escrito sobre él, aún se cantan canciones que hablan de su persona e incluso se ha grabado una serie de televisión en la que se cuenta su vida de bandolero. Es de entender que en una época de crisis, causada por la autoridad de un rey centralista, en medio de las revueltas, la figura de Serrallonga fuese el protagonista. Quizás por eso hoy en día, a pesar de haber sido un criminal, Joan Serra i Ferrer es apreciado por muchos de nosotros. Y, aunque alguien no lo aprecie, seguro que alguna vez ha escuchado su nombre. Que quede claro que yo formo parte del grupo que le admira. Así pues, quiero plasmar en este post mi pasión por Serrallonga y no quiero poner punto y final sin regalaros un fragmento de una canción de Esquirols, Torna Serrallonga.

“Torna, torna, Serrallonga, que l´ alzina ens cremaran, que ens arrencaran les pedres, que la terra ens robaran.”

2 comentaris:

  1. Buen post, no lo conocía Edurne.No se debe juegar a los bandoleros sin conocer el contexto de la época y la represión de las autoridades.Por eso, aunque algunos los tildan de criminales, para mí tienen un halo de romanticismo que ya se ha perdido.Saludos

    ResponElimina
  2. Fíjate que no hace muchos días me acordaba yo de Serrallonga. Una de esas figuras románticas con las que nos hemos quedado. Besos.

    ResponElimina