Sóc conscient que sense la gent que em llegeix aquest bloc no tindria massa sentit, és per això que he decidit apropar-me una mica més a tots els que, de tant en tant, feu una ullada a les meves reflexions. Així doncs, deixo a la vostra disposició la direcció de correu electrònic del bloc: edurnezermoduz@hotmail.es, per si algú de vosaltres vol enviar-me qualsevol queixa, inquietud, aportació, opinió, etc. MOLTES GRÀCIES!

dilluns, 7 de setembre de 2009

Lo que no se convierte en recuerdo, no fué. (A.P)

¿Que hacer cuando algo llega a su fin? Depende. Puedes escoger distintas opciones dependiendo de si lo que pasó ha sido bueno, o por el contrario a sido malo. En mi caso se trata de la primera opción. ¿Qué hacer cuando te quitan de las manos el caramelo más rico del mundo entero? Nada. Absolutamente nada. Nada que no sea caminar hacia delante y vivir un poco de los recuerdos. Quizás haga esto. Encerrar todos los recuerdos en un bote y esparcir cada noche unos cuantos para que me acompañen en mis sueños. Puede ser una buena solución. Puede ser, más o menos, como los chicles Nicotinell. Sí, esos que junto con tu fuerza de voluntad te ayudan a dejar de fumar. Aunque en mi caso la fuerza de voluntad no pinte nada, porque en realidad no quiero dejar de… fumar. Lo de fumar es una metáfora. Que le vamos a hacer. Como nos dijo una vez el profesor de Filosofía, el sufrimiento da vidilla. Hay personas que tienen miedo a recordar. Ven los recuerdos como algo malo. Yo no lo veo así. Para mí los recuerdos son parte de nuestra vida, de nuestra historia. Sean buenos o malos hay que revivirlos. Quizás para reír y recordar tiempos felices; quizás para llorar y afrontar tiempos difíciles. La cuestión es afrontarlos. ¿De verdad creéis que es justo encerrar en el olvido pedacitos de vuestra vida? Yo creo que no. Seguiré adelante, porque no hay motivo alguno para perder el tiempo, pero me pararé a recordar los momentos vividos junto a ti. Quizás muchos; quizás pocos. Pero todos inolvidables.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada