Sóc conscient que sense la gent que em llegeix aquest bloc no tindria massa sentit, és per això que he decidit apropar-me una mica més a tots els que, de tant en tant, feu una ullada a les meves reflexions. Així doncs, deixo a la vostra disposició la direcció de correu electrònic del bloc: edurnezermoduz@hotmail.es, per si algú de vosaltres vol enviar-me qualsevol queixa, inquietud, aportació, opinió, etc. MOLTES GRÀCIES!

dimarts, 16 de febrer de 2010

Ta Mery

Aún se aprecian sus tesoros. Aún nos maravilla. Aún es tema de conversación entre expertos y entre gente de la calle. Aún atrae. Aún tiene enigmas que probablemente jamás de descubrirán. EGIPTO, tierra de faraones y de tesoros monumentales. Hace tiempo que Egipto, o mejor dicho, el Antiguo Egipto se convirtió en uno de mis temas de interés. Sin ser una experta, quiero decir que los tesoros que conservamos de esta civilización son el resumen de los más de 3000 años que se mantuvo en pie. La civilización que más ha durado sobre la faz de la tierra. Más de treinta dinastías, expansión, decadencia, faraones infravalorados, faraones que no merecen su renombre, pasiones, conquistas, pero sobretodo saber. La civilización del Antiguo Egipto destacaba por su avance; calendarios, sistemas de regadío, arquitectura, avanzados conocimientos en astronomía,… Nadie puede negar que Egipto fue un pueblo avanzadísimo en su época. Quiero destacar que los egipcios nunca llamaron a Egipto como tal, sino que para ellos Egipto era Ta Mery. Sin duda alguna, esta civilización tenía una gran personalidad. El río Nilo hizo de Egipto una tierra increíblemente fértil. Sus inundaciones anuales, perfectamente reguladas, convertían las tierras de sus alrededores en campos fértiles en los que tan solo tirando una semilla se aseguraban la cosecha. También hay que destacar que el pueblo egipcio respetaba y daba un gran poder a las mujeres, pueden ser prueba de ello reinas como Cleopatra, Hatshepsut o Nefertiti.
Egipto siempre fue un país dual, dividido entre el Alto Egipto y el Bajo Egipto. Estos dos territorios terminaron uniéndose, pero no pacíficamente. Tenían concepciones religiosas diferentes; el Alto Egipto veneraba a el dios Seth, mientras que el Bajo Egipto veneraba a al dios Horus; además de tener costumbres diferentes.
Otro punto a destacar si hablamos de Egipto es su escritura, la cual podemos apreciar en tumbas o en papiros. En un principio, su escritura era pictórica, auque más adelante surgió la escritura hierática y posteriormente la demótica.
En resumidas cuentas, no hay motivo alguno para quitarle prestigio a la cultura del Antiguo Egipto. Una cultura que nos ha dejado joyas como las pirámides de Keops, Kefren y Micerinos, el templo de Karnak o el de Abu Simbel, además de miles de conocimientos. Así pues, con este post quiero hacer patente mi pasión por Egipto. En realidad no sé gran cosa sobre esta gran civilización, soy una aficionada, pero ojala algún día pueda hablar sobre ella con pleno fundamento y conocimiento.

1 comentari:

  1. Edu, no eres experta en el antiguo Egipto, pero lo pareces por lo que dejas escrito, yo he leído mucho y nunca me canso, siempre salen cosas nuevas. Gracias mi joven amiga.

    Abrazos y besitos.

    Leonor

    ResponElimina